¿Qué le pides al nuevo año?

Este post empecé a escribirlo el pasado 31 de diciembre. Ya he incumplido mi propósito de publicar un nuevo post cada semana y no llevamos ni 20 días del nuevo año. Aunque otro de mis objetivos es no agobiarme más de la cuenta, así que cada post que consiga publicar será todo un logro, ya sea semanal o mensual jajajaja.

¿Haces balance de lo vivido durante el año?

A final de año me gusta hacer balance de todo lo vivido estos 365 días. Hace unas horas hablaba con mi marido sobre qué pedir al 2018 y recordábamos la conversación que tuvimos un año atrás. Para el 2017 pedimos un cambio de trabajo y un tercer hijo…en febrero me enteré que estaba embarazada y en marzo llegó el nuevo trabajo. ¡Ha sido un año mágico e intenso!

Tras el éxito del año anterior debo plantearme bien qué quiero para el nuevo año porque es posible que se cumpla. Este 2018 necesito que sea tranquilo, estable y amoroso. La crianza de mis tres dragones requiere mucho amor y paciencia así que pido energía para mi día a día. Como bloguera me gustaría ser más organizada y publicar semanalmente. Debo ponerme objetivos fáciles y así me sentiré bien al conseguirlos…¿Un post a la semana es mucho pedir? (habrá semanas que sí…jejeje)

El nuevo año también me pide pasar tiempo en pareja con mi marido, en enero se cumplen 20 años desde que empezó nuestra relación (toda la vida juntos) y nos merecemos algo de exclusividad. ¿Un ratito al mes solos será posible? Durante el año lo descubriremos.

El balance del año que termina es bastante bueno, a parte de los objetivos cumplidos del cambio de trabajo y ampliación de familia he tenido la oportunidad de darme cuenta de quién merece la pena y quién no. Nada mejor que una pequeña crisis para saber a quién tienes a tu lado y sobre todo, a quién tienes a tu espalda.

Deja a un lado lo malo y céntrate en lo bueno

Lo peor de 2017 ha sido un problema en la salud de mi madre. Me cogió totalmente desprevenida y en pleno puerperio. Es increíble lo que necesitamos a nuestras madres cuando estamos recién paridas. Y no solo para ayudarnos con el cuidado del bebé sino para nuestro propio cuidado. De este bache también saco la parte positiva de darme cuenta lo unida que está mi familia y la suerte que tenemos de estar juntos.

Espero que tengas una salida y entrada de año fantástica. (Recuerda que esto está escrito el 31 de diciembre jeje)

Yo desde que elijo pasar el tiempo con personas que me aportan me va mucho mejor 🙂

¡A por el 2018! Y recuerda: los días son largos pero los años son cortos.

¡Comenta y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.