5 antojos raros del embarazo

5 antojos raros en el embarazo

El otro día les confesaba a las chicas de un grupo de Facebook al que pertenezco (Marujas en Red) y al que he cogido mucho cariño, un antojo muy raro que estoy “sufriendo” en este embarazo y me trae de cabeza. Pensaba que era la única a la que le había dado por comer cosas extrañas pero en los comentarios que me hicieron en el hilo sobre el tema me dejaron más tranquila y muy sorprendida a la vez.

Los 5 antojos más raros fueron estos:

• Oler el cemento recién hecho: este lo pongo en primer lugar porque me dejó alucinada, incluso confesó que llegó a probarlo, con lo cual sí tiene que ver con la alimentación. Le encantaba el olor a cemento, era como oler su plato favorito de comida.

• Morder piedras: en este caso no llegó a comérselas pero sí se las metía en la boca para saborearlas.

• La olor del papel o cartón almacenado: este tampoco tiene que ver con la comida pero causa una sensación muy agradable oler estos materiales, tan solo un ratito del día disfrutando del olor y el placer es máximo.

• Comer pasta cruda: sobre todo fideos y espaguetis, sin hervir, directos de la bolsa a la boca. Con esto no buscas una explosión de sabores puesto que la pasta en sí no tiene mucho, pero al estar cruda y masticarla cruje en tu boca y es una sensación que te llena de paz.

• Comer lentejas cada día: la chica dice que no llegó a aborrecerlas y que antes del embarazo era una comida que no le gustaba mucho pero mientras estuvo embarazada necesitaba comer lentejas cada día, comía unas pocas y luego su plato variado del día.

 

Los antojos en el embarazo son caprichos de la embarazada, normalmente relacionados con la comida, y según las estadísticas afectan a tres de cada cuatro mujeres embarazadas. Son un apetito especial hacia algo en concreto que no se puede sustituir para satisfacer ese capricho. Además, cuando tienes un antojo tienes la necesidad urgente de satisfacerlo y cuando lo haces sientes un placer especial. Algunas embarazadas se pueden encaprichar con una comida o sabor que antes de la gestación no conocían e incluso repudiaban.

Algunos nutricionistas creen que los antojos surgen para compensar una necesidad nutricional del cuerpo de la embarazada, por ejemplo, una falta de vitamina B podría justificar el deseo de comer chocolate, la carencia de proteínas podría estar relacionada con las ganas de comer carne roja. En mi caso durante el primer trimestre me apetecía a todas horas comer boquerones en vinagre, más adelante supe que sufría hipotiroidismo gestacional y uno de los alimentos que hace que la glándula tiroides funcione mejor es el boquerón. Sin embargo, los estudios que se han realizado sobre este tema no han encontrado relación entre los antojos y lo que el cuerpo de la mujer embarazada necesita.

Aunque no sea verdad que los antojos que no satisfaces se transforman en manchas de la piel del bebé, sí que sabemos que satisfacer un antojo en el embarazo te puede hacer más feliz así que saborea aquellos que son saludables y busca alternativa para los que no lo son. ¿Tuviste algún antojo extraño cuando estuviste embarazada?

¡Comenta y comparte!

2 comentarios

  1. Carolina   •  

    A mí me dio por comer aceitunas con anchoa. Pasaba por la calle del super y salivaba. Ahora ni me acuerdo de ellas. Jajaja.

  2. Jully   •  

    Yo me comi una cebolla grande picada en tiras con el zumo de un limon y sal, me la comia como si de espaguetis se tratara , me supo a gloria!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.